About

Profesionalizar las obsesiones es algo complicado, todos somos fans de algo, tenemos nuestras debilidades, pero hacer de eso algo real, transformar ese imaginario en algo tangible, material, eso ya es otra cosa.Torres Ibarzo lo han hecho, han sido capaces de elaborar un lenguaje propio, una vía de expresión que aúna más allá de lo obvio su gran fetiche: el pelo.

En su fotografía celebran la alegría del “donde hay pelo hay”… y la cosa es mucho más original de lo que parece, pues no se centran sólo en el pelo masculino, en los hombres peludos, en las barbas y bigotes, esa es un parte de su trabajo, la que se acerca al retrato al natural, al desnudo clásico con el toque de luz y la actitud  hoy. Con la idea de que cada uno es bello de forma singular y única, más allá de cuerpos perfectos y pieles que no existen.  Ese trabajo corre paralelo a la celebración del pelo artificial, la barba postiza, en un curioso juego pop que crea con personajes conocidos una realidad barbuda nunca vista, híbrida, extraña pero siempre simpática.



Write us:

Name *
Name